lunes, 19 de febrero de 2018

La Dolorosa, imagen del Cartel de Semana Santa 2018.

    La imagen del siglo XVII de la Bienaventurada Virgen de los Dolores es este año la imagen del cartel de la Semana Santa 2018, obra de Jose García Santana. Un cartel que comparte sobriedad y elegancia, en el que se ha querido destacar el rostro esperanzador de nuestra Madre, y en cuyo fondo se puede visualizar la Cruz del martirio de Jesucristo.
   Esta advocación mariana es de las que más fervor y devoción despierta entre nuestros parroquianos y fieles. Una imagen de candelero, de 102 cm, que fue restaurada en 2011 por Amparo Caballero. La imagen posee diferentes vestiduras, en la imagen del cartel aparece con el traje y el manto que estrenó el pasado mes de septiembre, confeccionado por Jonathan Buendía Cortés. En Semana Santa se le pone las vestiduras de terciopelo y bordadas en oro, las más importantes y lujosas que posee, aquellas que trajo el Rvdo. D. Antonio León Vera y que restauró Dña. Dolores Santana Suárez, camarera de la imagen en ese momento, en 2005.

sábado, 17 de febrero de 2018

I Domingo de Cuaresma: Nos ponemos en camino.

    Hace apenas unos días estábamos iniciando la Cuaresma con la imposición de la ceniza. Nuestro corazón se prepara para la fiesta de la Pascua. Aún resuenan en nuestros oídos las palabras con que la
Iglesia inaugura este tiempo: Conviértete y cree en el Evangelio.
    Aunque siempre estamos en camino de conversión, la Iglesia nos propone este tiempo para vivir con mayor intensidad la indicación de Jesús: Conviértete. El Génesis nos sitúa hoy en la escena posterior al diluvio, y nos muestra a Dios queriendo hacer un pacto con su pueblo.
    ¡Dios quiere hacer una alianza contigo! Es hermoso conocer a Dios, que siempre ofrece una nueva oportunidad. Caminemos por sus sendas, como nos dice el salmo. Si el diluvio fue inicio del pacto de
Dios, ahora el Bautismo es lo que simboliza y realiza la alianza, alianza que ha sido sellada por Cristo en su entrega en la cruz. Hoy lo contemplamos en el desierto, haciendo frente a la tentación y
dándonos una feliz noticia: en Dios todo lo podemos. No hay tentación que venza al hombre que pone en Dios su fuerza. Caminemos.

    Les dejamos el enlace con las lecturas del día.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Miércoles de Ceniza.

    Hoy, Miércoles de Ceniza, comenzamos ya a vivir la Pascua. El lema de nuestra Diócesis para este tiempo litúrgico “Conviértete para la misión”, nos ofrece dos claves que nos pueden ayudar a vivirlo más intensamente: conversión y misión. Para el cristiano convertirse significa volver a mirar a Dios, acercarse a él, y llenarse de su luz. En el transcurso de nuestra vida hay muchas cosas que nos despistan y nos distraen y nos hacen apartar nuestros ojos, nuestros pasos y nuestro corazón de lo verdaderamente importante. Esas cosas son las que debemos arrancar de nosotros, eso es de lo que debemos convertirnos, para poder realizar la misión que recibimos el día de nuestro bautismo, llevar la luz del Resucitado a todas las personas.

    La Cuaresma de este año no es solo una Cuaresma más, en la que se repiten los mismos ritos de años anteriores, porque Dios es siempre nuevo, y porque ni nosotros ni nuestra vida somos tampoco los mismos de años anteriores. La repetición de los tiempos y los ritos y signos de la liturgia nos ayudan a crecer y a profundizar cada vez más en el misterio del amor de Dios.

    Les dejamos el enlace con las lecturas.

sábado, 10 de febrero de 2018

VI Domingo del Tiempo Ordinario

    En este VI domingo del Tiempo Ordinario, y festividad de la Virgen de Lourdes, la Iglesia nos invita a celebrar la Jornada Mundial del Enfermo. Una celebración que, en España da inicio a la Campaña que discurrirá hasta la Pascua del enfermo el VI domingo de Pascua.

    El tema de esta Jornada es «Acompañar a la familia en la enfermedad». Todos vivimos en el marco de una familia, y cuando uno enferma, enferma toda la familia.

    También hoy celebramos la Campaña contra el Hambre con el lema "Compartir lo que importa". Otra situación que, al igual que la enfermedad, va íntimamente relacionada con la familia.
Luchar contra el hambre es nuestra misión, porque el hambre no es una fatalidad o un destino irreparable para muchas personas. Durante 2018 Manos Unidas continuará trabajando para poner en común experiencias, iniciativas y propuestas que nos ayuden a vivir la solidaridad.

    Compartir lo que importa es poner en común nuestra vida, nuestros bienes y nuestro compromiso por un mundo mejor en el que los derechos humanos sean respetados y donde cada persona pueda disponer de los medios necesarios para vivir con dignidad.

    En ambas situaciones, hambre o enfermedad, la Iglesia tiene que estar volcada con la familia que las sufra, tratando de acompañar, aliviar, y crear las condiciones para que estas situaciones les afecten lo menos posible a quienes viven dentro de la comunidad parroquial.

    Que María, Madre, nos impulse en esta preciosa misión.

    Les dejamos el enlace con las lecturas y un video del Evangelio.


miércoles, 7 de febrero de 2018

Comenzamos la Cuaresma 2018: Conviértete para la misión.

   
    Estamos a punto de iniciar un tiempo de renovación de nuestra vida de discípulos, hermanos y misioneros. La cuaresma es el tiempo propicio para volver nuestro corazón al Señor y pedirle que lo purifique y lo haga cada vez más parecido al suyo.Es tiempo de pedir al Señor que renueve nuestras comunidades cristianas y nos haga más hermanos. Es tiempo de pedir al Espíritu que vuelva a soplar sobre nuestros proyectos apostólicos y nos convierta a la misión.
   Desde el secretariado diocesano de liturgia queremos invitar a aprovechar este tiempo fuerte para reflexionar y dar gracias por los dones y carismas que Dios reparte en nuestra Iglesia Diocesana para la obra evangelizadora. Por eso, proponemos para el tiempo de cuaresma detenernos en las vocaciones-misiones que han recibido del Señor y de la Iglesia un encargo y consagración particular, siempre para el bien de todos. Para el tiempo de Pascua proponemos que en cada parroquia podamos concretar las diferentes vocaciones-misiones que el Espíritu suscita y se están llevando a cabo. Se trata de conocernos para amarnos; y amarnos para servir mejor a nuestra Iglesia y al mundo, tal y como Jesús quiere.
    Este sería el plan de cuaresma-pascua que ofrecemos. Junto a esta propuesta van otros recursos que diferentes personas e instituciones de nuestra Diócesis han aportado para ayudarnos a vivir mejor este tiempo fuerte: el propio testimonio vocacional sobre la misión que llevan a cabo; vía crucis; hora santa; adoración para cuaresma y pascua; celebración penitencial; formación litúrgica para semana
santa… Gracias por esta colaboración concreta para ayudar a nuestras comunidades a celebrar nuestra fe.

Explicación del Cartel

    En este cartel queríamos trasladar muchas cosas, e incluso tener posibilidades de trabajar el cartel en las misas con familias.

    La Cuaresma es tiempo de conversión, personal y comunitaria. Esta conversión tiene una meta, la Pascua, que es el tiempo del Espíritu y de la misión.

   Para esta misión Cristo nos llama personalmente a colaborar con Él en el anuncio del Reino. En Cuaresma podemos reflexionar y orar a partir de las vocaciones-misiones consagradas de una manera particular. El orden nos lo ha sugerido la liturgia de la Palabra de cada domingo:

- 1º domingo de cuaresma: vocación monástica – Jesús en el desierto orando.

La llamada a orar es para todos, pero hay hermanos y hermanas que han sido llamados a quedarse en el desierto con Jesús y orar en nuestro nombre y por nosotros.

- 2º domingo de cuaresma: vocación consagrada – Jesús transfigurado en el monte.

La riqueza de la vida consagrada que se manifiesta en una enorme variedad de formas y familias es una llamada para todos los cristianos de radicalidad evangélica, llamados a transfigurarnos en Cristo y transfigurar nuestro mundo según el diseño de Dios.

- 3º domingo de cuaresma: vocación sacerdotal – “Predicamos a Cristo crucificado” (2ª lectura); “Él hablaba del Templo de su Cuerpo” (Evangelio).

El sacerdote está llamado a anunciar “a tiempo y a destiempo” a Cristo crucificado; así Cristo va construyendo su Cuerpo, su Templo, en el que todas las personas tienen cabida.

- 4º domingo de cuaresma: vocación matrimonial y familiar – “El me ha encargado que le edifique una Casa en Jerusalén, en Judá. Quien de entre vosotros pertenezca a su pueblo, ¡sea su Dios con él y suba!” (1ª lectura).

La Iglesia doméstica se construye sobre la base sólida del amor. El matrimonio y la familia están llamados a edificar una Casa para el Señor.

- 5º domingo de cuaresma: vocación misionera – “Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, da mucho fruto” (Evangelio).

Los misioneros nos recuerdan con su testimonio que solo el que pierde la vida por amor a Cristo y a los demás, la encuentra. 

    Todo el tiempo de Pascua está destinado de manera especial a conocer la variedad de formas de misión que especialmente está destinada a los laicos. Podría darse a conocer la riqueza de los distintos carismas y asociaciones de laicos presentes en la parroquia o arciprestazgo; o también que la comunidad cristiana escuche el testimonio de distintos agentes de pastoral en los diversos ministerios y ambientes.

   Hemos querido reflejar en el cartel las diferentes vocaciones con los elementos más característicos , importantes o diferenciadores. Se ha hecho en un lenguaje icónico. Se alude a las vocaciones en nuestra propia Iglesia de Canarias.

  Sobretodo hemos destacado el lema, como llamada fundamentad del cartel, llamada que nos invita a la conversión cuaresmal para la misión. Al mismo tiempo, no podemos olvidar que la misión también nos convierte. Descentrarnos de nosotros mismos y “misionar” con Cristo nos orienta de nuevo hacia lo más importante.

Aday González Cruz.
Delegado del Secretariado de Liturgia.

martes, 6 de febrero de 2018

Jornada Mundial del Enfermo 2018.

    Las familias de los enfermos son el objetivo este año para la Jornada Mundial del Enfermo. El 11 de febrero, festividad de Nuestra Señora de Lourdes, es el Día del enfermo, de carácter mundial, con el lema: “Acompañar a la familia en la enfermedad”. La Iglesia en España celebra el 6 de mayo la Pascua del enfermo.

    Con esta Campaña se pretende, entre otros fines, reclamar la atención sobre el importante papel que la familia tiene en la atención al enfermo, y dar a conocer las necesidades que le surgen en la situación de enfermedad. Además de promover la ayuda a las familias, en las parroquias y hospitales, a fin de que puedan desempeñar ese papel insustituible en la atención al enfermo.

    Oración, pulse aquí.

lunes, 5 de febrero de 2018

Manos Unidas 2018: Comparte lo que importa



    En 2016, Manos Unidas inició un plan de trabajo a tres años con el objetivo de «plantarle cara al hambre» y reforzar el derecho a la alimentación de las personas más pobres y vulnerables del planeta.

    Durante 2018, y con el lema «Comparte lo que importa»,en Manos Unidas continuaremos trabajando para poner en común experiencias, iniciativas y propuestas que nos ayuden a vivir la solidaridad.

¿Qué compartiremos?
  • Iniciativas de acceso a los alimentos para el consumo humano y no para el beneficio económico.
  • Sistemas de producción de alimentos medioambientalmente sostenibles.
  • Propuestas contra la pérdida y el desperdicio de alimentos.
    Luchar contra el hambre es nuestra misión porque el hambre no es una fatalidad o un destino irreparable para muchas personas. El hambre es resultado de la injusticia: los bienes y las oportunidades que deberían ser suficientes para todos, han sido acaparados por unos pocos. Mientras, millones de personas no tienen lo necesario para vivir dignamente. Esto es lo que el papa Juan Pablo II denominó paradoja de la abundancia.

    Compartir lo que importa es poner en común nuestra vida, nuestros bienes y nuestro compromiso por un mundo mejor en el que los derechos humanos sean respetados y donde cada persona pueda disponer de los medios necesarios para vivir con dignidad.

Campaña 59: #ComparteLoQueImporta
Domingo 11 de febrero



sábado, 3 de febrero de 2018

V Domingo del Tiempo Ordinario

    Celebramos este 4 de febrero el domingo V del tiempo ordinario. En la primera lectura, Job expresa su pequeñez y finitud. Sus días son como la lanzadera del telar y su vida, como un soplo siempre fugaz. A pesar de los avances de la técnica, y de nuevas ideologías que nos hacen sentirnos omnipotentes, todos experimentamos en el fondo del corazón esta pequeñez, que se hace tozudamente evidente cuando padecemos la enfermedad. 
    En el Evangelio contemplamos a Jesús, el médico divino (Mc 2,17), que sana a la suegra de Pedro y a otros de sus enfermedades. Pero, ¿cómo entender estos milagros? Si Jesús es tan bueno, ¿por qué no curó a todos los enfermos de su época? Y, ¿por qué no nos sana a nosotros? Los evangelios tratan de mostrar que los milagros no son un fi n en sí mismos. Aquellos a quienes Jesús curó también murieron más adelante. Sus milagros son, más bien, signos que apuntan a un mundo nuevo; fogonazos de luz en una tierra de sombras; experiencias especiales de salvación, ayuda e integridad en un mundo aún atenazado por la desgracia y el sufrimiento. Por eso, el evangelista dice que la suegra de Pedro “se levantó”, tras ser curada, verbo que después utilizará para la resurrección de la hija de Jairo (Mc 5,42) y la del propio Jesús (16,7). Los milagros son, así pues, anuncios de resurrección. Por eso tras ser rescatada del poder de la muerte, la mujer hace lo mismo que Jesús: ponerse a servir (1,31). 
    En conclusión, los discípulos de Jesús, aunque todavía sufran el poder del pecado y de la muerte, están ya de la parte del día: experimentan el poder de su resurrección y sirven como el Maestro, que “no vino a ser servido, sino a servir y dar la vida en rescate por muchos” (10,45).

    Les dejamos el enlace con las lecturas y un video del Evangelio.


jueves, 1 de febrero de 2018

Impulso a nuestra tarea misionera.

Estimados parroquianos:

   Dios ha tenido a bien en llamar a nuestra hermana María del Pilar Álvarez Zerpa. Ella es para nosotros un ejemplo de lucha ante la adversidad que fue su larga enfermedad, y al mismo tiempo una abnegada entrega a la Iglesia en nuestra Cáritas parroquial. Su vida y testimonio es para muchos un claro signo de como Dios actúa cuando somos dóciles a su Palabra.

   En este caminar que es la constante marcha de la Iglesia, muchos son los proyectos que tenemos entre nuestras prioridades: El primero de ellos es el Plan de Pastoral de la Diócesis, del que en nuestra parroquia se tiene bastante avanzado por parte de los grupos; por otra parte la campaña de Manos Unidas para este febrero 2018 del que este fin de semana ya iniciaremos la difusión; en tercer lugar la iniciativa de realizar obras de mejoras en el edificio de la Iglesia de la Milagrosa. El presupuesto es de 6.800 €, materiales y mano de obra, y comprende la rehabilitación de la espadaña, paredes exteriores, puertas e impermeabilización de la techumbre. Esta obra se hace necesaria para seguir conservando en buen estado el edificio parroquial por lo que se acudirá a la imaginación y generosidad de los fieles para recaudar fondos y comenzar dichas obras.

   Finalmente la parroquia de San Lorenzo, y a través del Cabildo Insular de Gran Canaria, iniciará obras de cambio de la electricidad del edificio, así como alarmas y demás medidas de seguridad tal como exigen estos tiempos. Y la antigua casa parroquial ha sido dotada para su total rehabilitación del que ya informaré detenidamente.

   Agradecer a Dios tanta generosidad que viene a impulsar nuestra tarea misionera en servir más y mejor.

Elías F. Zaít León, párroco.

Presentación febrero 2018.